Cultura DIY

Después una toma primera toma de contacto con el mundo de los blogs, ahora le toca el turno a los tutoriales. Según su definición, un tutorial es un método de transferencia de conocimiento o un sistema instructivo de corta duración y basado en el autoaprendizaje, pudiendo ser parte de un proceso de aprendizaje mayor.

En el caso que nos ocupa, se trataría de vídeos de corta duración que muestran los materiales, herramientas, técnicas, etc. necesarias para transformar el corcho en un objeto o utensilio concreto. Existen multitud de plataformas de vídeo donde podemos encontrar tutoriales de este tipo (Youtube, Vimeo, etc.), así como algunos sitios web que recopilan este material audiovisual:

https://manualidades.facilisimo.com/mas-de-20-ideas-diy-con-corcho_2311149.html

Estos y otros tutoriales se enmarcan dentro de lo que se conoce como cultura DIY, en castellano “hazlo tu mismo”, y que según lo que hemos podido averiguar gracias a la Wikipedia:

El concepto «hágalo usted mismo» o «hazlo tú mismo» abreviado como HUM, HTM o DIY (esto último por sus siglas en el idioma inglés Do It Yourself), es la práctica de la fabricación o reparación de objetos por uno mismo, generalmente se utiliza para ahorrar dinero, pues así se obtienen múltiples beneficios: se desarrolla una actividad manual interesante y motivadora, y al mismo tiempo se aprende con la práctica, se logran manualidad y destrezas, se combaten el aburrimiento, el malhumor, el tedio, y el cansancio, sin causas aparentes claras, etc.

La ética del Do It Yourself en muchos casos se asocia al anticapitalismo, ya que rechaza la idea de tener que comprar las cosas que uno desea o necesita, intentando hacerlas por uno mismo. Se trata de un movimiento contracultural. Hay muchos ejemplos del uso de esta filosofía. Entre otros, se encuentran las reparaciones que alguien hace en su casa sin la necesidad de tener que recurrir a profesionales. Esto ha sido heredado por otros movimientos contraculturales, tales como el punk, el indie y contraculturas denominadas germinativas.

(...)

Aunque parece que el concepto tiene una gran implicación de autogestión, también ha sido muy promocionado como estrategia empresarial para dar salida a otros productos que podrían dejar de venderse o ampliar los mercados de ciertos productos.

Surfeando la red

Después de un primer “chapuzón” por la red en busca de páginas y blogs que promuevan nuevos usos y aprovechamientos del corcho, nos encontramos -tal y como era de esperar- con una amplia mayoría de opciones que giran en torno a las manualidades con tapones de corcho reciclados.

Este formato de trabajo, aún resultando interesante (no en vano los tapones son el destino de la mayor parte del corcho de calidad extraído en la Sierra de Espadán), presenta el inconveniente de no poder garantizar la procedencia del material empleado, especialmente si recurrimos a la colaboración de familiares y amigos para abastecernos. O dicho de otro modo, estaremos fabricando objetos con tapones de cuya materia prima desconocemos el origen (probablemente muy alejado de nuestro territorio).

También se da la circunstancia de que la mayoría de sitios visitados incorporan solo imágenes de las artesanías, sin detallar las diferentes etapas del proceso creativo ni mencionar las técnicas y materiales empleados, con alguna rara excepción como la del blog “Uma Decoración”, que podéis consultar en el siguiente enlace:

https://www.umadecoracion.com/manualidades-recicladas/manualidades-con-tapones-de-corcho/

A pesar de lo cual, recomendamos visitar algunas de estas webs para tomar conciencia del potencial del corcho como elemento decorativo, en especial la página Pinterest de la iniciativa CORK, de la que rescataremos algunas propuestas en futuras entradas.